¿Cómo Saber si un negocio es rentable?



¿Cómo Saber si un negocio es rentable?

La puesta en marcha de cualquier negocio, siempre conlleva el tener en cuenta un gran número de aspectos de toda índole. Designar el tipo de mercado en el que queremos desenvolvernos, vender nuestros productos, la financiación que hemos de planificar para su viabilidad o la figura legal que queremos adoptar al frente del negocio; todas ellas, confluyen en torno a una preocupación principal, que es sin lugar a dudas, conocer la rentabilidad de este.

Saber la rentabilidad que puedes alcanzar un negocio, depende en la mayoría de las ocasiones en saber controlar los pilares fundamentales que rodean a la viabilidad y el plan de negocio de cualquier aventura empresarial. El primero de todos, se asiente obviamente en el tipo de negocio que queremos desarrollar, al que acompañará detalles tales como la ubicación donde desarrollaremos la actividad, los servicios o los productos elegidos para ofrecer a los futuros clientes, y el tipo de condiciones, ventajas y modos de pago que ofreceremos a los compradores.

No menos importante que determinar nuestro nicho empresarial, es el establecer cuánto dinero estamos dispuestos a invertir, la financiación ajena que necesitaremos, los plazos de amortización y establecer el tiempo en el que creeremos que recuperaremos la inversión; otros de los aspectos que serán las principales barreras para tomar la decisión inicial de comenzar con la apertura de nuestro negocio.

Es esencial realizar un estudio previo y plan de negocio para calcular aproximadamente la rentabilidad que podemos llegar a tener. Hay varios factores, aparte de las económicas, que pueden ser decisivas para que un proyecto ofrezca la rentabilidad necesaria. Saber el beneficio que nos puede ofrecer la actividad de un determinado negocio calculando los ingresos por ventas y descontando no solo los gastos propios derivados como puede ser la luz, impuestos, teléfonos o publicidad, no es una tarea fácil, ya que requiere llevar un control muy detallado que al final de mes determinará la balanza hacia un lado u otro.

Debemos realizar un análisis sobre los costes que tendremos en la obtención de nuestros productos, el tiempo que emplearemos para ello, y de si este compensa y ofrece la rentabilidad que estamos buscando. Para calcular la rentabilidad, no solo debemos fijarnos en solamente la balanza que comentamos de costes e ingresos, ya que en muchos momentos confundimos lo que se conoce como la tasa interna de retorno con el concepto de rentabilidad como tal, que abarca otros muchos aspectos mas complejos.

Uno de los principales conceptos que se utilizan para hablar de rentabilidad y que prácticamente están relacionados, es el riesgo intrínseco a la apertura de cualquier negocio. El saber capear los primeros meses, posiblemente sin los ingresos y cifras que esperamos, y el aguantar el tiempo prudencial para que nuestro negocio arranque, es algo a lo que no todos los emprendedores están preparados. Las primeras semanas pueden llegar a desanimar a muchos, siendo una prueba de fuego, donde las dudas y preocupaciones están a la orden del día.

En definitiva, averiguar si un negocio va a ser rentable o no, requiere en la mayoría de los casos, de una combinación adecuada de; por un lado, un análisis correcto de nuestro proyecto, acompañado con un estudio objetivo y plan de negocio realista, aderezado de la dosis justa de suerte y optimismo de que nuestro plan empresarial va a tener éxito. Dar con un negocio que cubra la demanda de los compradores y que destaque frente a otras ofertas de la competencia. Ahí radica el secreto de saber de si un negocio es rentable o no.
 

Te puede interesar